F.COLET EN CARAVANA
NUESTROS VIAJES
ALEMANIA
ALSACIA EN NAVIDAD
AUSTRIA
BÉLGICA
DINAMARCA
ESTONIA
FINLANDIA
FRANCIA
París-Loira-Disney
Bretaña - Normandía
Castillos del Loira
Cité Automobile
Côte Azur-FêteCitron
Côte Azur - Toscana
Etilómetros oblig.
Evitar peajes A-63
Fête Citron 2017
Languedoc-Viaje gafe
Le Mans Classic
Manoir Autom. Lohéac
Museo Aviones Caza
Museo Matra
Museo Peugeot
Museo 24 h Le Mans
Norte Francia
Palais Bonbon Nougat
Perigord
Provenza en navidad
Saboya en Navidad
GRAN BRETAÑA
HOLANDA
HUNGRÍA
IRLANDA
ITALIA
LUXEMBURGO
MALTA EN AVIÓN
MÓNACO
NORUEGA
PORTUGAL
"PUENTES" Y "FINDES"
REPÚBLICA CHECA
SAN MARINO
SUECIA
SUIZA
ORGANIZA TU VIAJE
MOVERSE POR EUROPA
COSAS DEL CARAVANING
MUSEOS SOBRE RUEDAS
DE LA "A" A LA "Z"
PARQUES ATRACCIONES
TURISMO VALLADOLID
Contacto
Aviso legal
Mapa del sitio




 

 

El Périgord:

La joya del sur de Francia

 
 

FICHA TÉCNICA DEL VIAJE

Abril 2002 (datos actualizados en 2011)

Duración del viaje: Un “puente” cualquiera o el tiempo que se quiera, que da mucho de sí.

Kilometraje total: 1.924

Relato publicado en los libros “Rutas en Autocaravana” nº 2 (2004)

Editado por “Ediciones Peldaño” (El Camping y su Mundo)

 

Nota: A pesar del tiempo transcurrido desde la realización del viaje, se ha actualizado toda la información susceptible de ser puesta al día, por lo que su contenido mantiene, en la medida de nuestras posibilidades, su plena vigencia.

 

              Hacemos también constar que la información práctica que se facilita en el relato se hace a título personal, con la intención de que pueda resultar lo más útil y ajustada posible. No obstante recomendamos que, en evitación de sorpresas y contratiempos, antes de emprender el viaje, confirméis los horarios, precios, y demás datos susceptibles de variación o modificación. ¡Y buen viaje!

 

  

EL PÉRIGORD, la “joya” del sur de Francia

 Este precioso viaje se llevó a cabo en un puente del mes de abril 2002, pero los encantos que encierra ese pedacito del suroeste francés son tantos que harían falta muchos más días para conocer sus innumerables atractivos. Tres son los pilares de sustentan la fama del Périgord como destino turístico de primer orden: cultura, naturaleza y gastronomía.

 

Realmente cuesta encontrar lugares que reúnan tanto interés en tan pocos kilómetros cuadrados. Sus atractivos culturales nos llevarán a un sensacional viaje a través del tiempo y la historia, no en vano al Périgord se le conoce por la “cuna del hombre”, pues fueron sus grutas las que vieron el nacimiento del Hombre de Cro-Magnon y con él, la aparición del Paleolítico.  

El Périgord, la cuna del hombre de Cro-Magnon

 ¿Quién no recuerda haber estudiado en sus épocas escolares el período magdaleniense? Pues bien, en el mismo paraje de La Madeleine podremos ampliar conocimientos en vivo y en directo, pero no será éste el único lugar donde hacerlo porque aquí se gestó gran parte de lo que hoy somos como Homo Sapiens Sapiens.  

Abrigo de La Madeleine

 Y si en el Périgord la prehistoria ocupa un lugar privilegiado, la herencia medieval es de las que quitan el hipo. Maravillosos pueblos y espléndidos castillos nos transportarán un milenio atrás prosiguiendo así nuestro viaje en el tiempo. 

Beynac y la Dordogne

 Los amantes de la naturaleza tampoco quedarán defraudados. Los valles del Dordogne y del Vézère encierran paisajes preciosos, aunque no debemos olvidar que las grandes protagonistas son las grutas de estalactitas y los abrigos rocosos que han servido de refugio a nuestros ancestros durante siglos. Hay grutas a cientos y tampoco faltan senderos para una buena excursión.  


 Por último, los gourmets apreciarán el encontrarse en el mismísimo epicentro del pâté de foie francés y a sólo un pasito de los viñedos de Burdeos. Así que no existen excusas para no perderse unos días por una de las regiones más seductoras de Francia. ¡Y a sólo 400 kms. de la frontera de Irún!.

 

Como ya he mencionado, un fin de semana, por largo que sea, lo único que consigue es tener más ganas de volver. Este viaje no era el primero que hacíamos por esas tierras, pues a los que accedemos a Francia por la frontera de Irún, el Périgord nos pilla muy bien para hacer un alto en el camino, sobre todo al regreso de un largo viaje, y lo hacemos a menudo, pero siempre es agradable tener un buen motivo para el retorno, más cuando era la primera vez para una parte de los integrantes del grupo.

 

HACIA PÉRIGUEUX

 Salimos de Valladolid el viernes 19 de abril de 2002 y regresamos el martes, 23, Día de Castilla y León. El “cuerpo expedicionario” estaba compuesto por dos caravanas y un “mobil-home”. Gonzalo y su hija Inés, sus cuñados Pilar y Felipe a bordo de una “Bürstner Fun 390”. Carmen y Paco, en su coche, pero pernoctando en un “mobil-home” de alquiler y, en la otra caravana, una “Rapido Club T39”, mi esposa Rosa, mi hijo Miguel y quien suscribe, el “otro” Paco. Sin embargo nos esperaba una sorpresa...;

  

Pincha aquí para leer la mejor ruta para llegar a Burdeos por la frontera de Irún. Una vez en Burdeos, hay que tomar la autopista de peaje A-89, la de Clermont Ferrand. En Périgueux, la capital del Périgord, se toma la carretera que va a Sarlat la Canéda, el "corazón" del Périgord.  

Périgueux

 Ese viernes dormimos en el área de autopista de Burdeos-Cestas a 598 kms de Valladolid. Carmen y Paco, que viajaban en su coche, se reunieron con nosotros en Périgueux al día siguiente. Teníamos previsto acampar cerca de Sarlat, en un camping “a la ferme”, una granja acondicionada en parte como camping, el cual nos habían recomendado encarecidamente Pepe y Nany de Castellón, nuestros habituales compañeros de aventuras viajeras y que esta vez no habían podido venir a pesar de nuestra insistencia.

 

"PARKING POR HORAS" PARA CARAVANAS

No obstante, a fin de optimizar el tiempo y el recorrido, por la mañana hicimos parada y fonda en la bonita ciudad de Périgueux, antes de llegar a Sarlat La Canéda. Con el fin de no complicarnos la vida aparcando las caravanas en el casco urbano, lo que no está exento de dificultades, nos dirigimos al camping “Barnabé Plage” situado a sólo 2 kms. de la ciudad, en el que por 3 euros -el importe diario de “garage mort”- nos permitieron dejar las caravanas unas horas para poder visitar la ciudad tranquilamente. Después de la visita incluso comimos en el camping, que estaba prácticamente desierto en esas fechas. Y fue un acierto porque aunque el parking era bastante grande, no era nada adecuado para estacionar una caravana y ya no digamos dos. www.barnabe-perigord.com

 

Esta práctica solución del “parking por unas horas” en un camping de paso la estrenamos aquí, aunque posteriormente la hemos practicado en otras ocasiones visitando ciudades siempre con excelentes resultados, salvo en Tournay (Bélgica) Leer más sobre esta cuestión en el viaje de Bélgica en Navidad.

 

Esta fórmula es especialmente adecuada cuando se trata de visitar ciudades de paso, para lo cual basta con localizar un camping cercano. Hasta ahora, salvo el caso anterior, los dueños de los camping nunca nos han puesto pegas y a menudo nos han permitido dejarla unas horas sin cargo alguno, todo un detalle. En los pueblos pequeños, en cambio, suele ser relativamente sencillo encontrar un lugar donde dejar la “casita” durante la visita.

 

Leer más sobre nuestras experiencia haciendo visitas turísticas con la caravana en el apartado "Turismo en ruta" de nuestra sección "Las etapas del viaje".

 

PÉRIGUEUX Y SU CASCO ANTIGUO

 Périgueux es la capital de la región y sus atractivos, aunque algo decadentes, son la catedral de Saint Front, de estilo bizantino, y su casco antiguo medieval y renacentista. También podremos encontrar vestigios romanos. El sábado por la mañana también es día de mercado. Una vez reunidos con Carmen y Paco, nos dedicamos a vagar por sus rincones y callejuelas. Si bien no es una de las ciudades medievales más interesantes de Francia, su visita bien merece la pena.  

En Périgueux, con St.Front al fondo

 

EL ABRIGO DE "CAP BLANC"

Después de comer en el camping, recogimos las caravanas y de ruta a Sarlat, nos detuvimos en el “Abrigo de Cap Blanc”, donde se encuentra el único friso prehistórico que existe en el mundo, con 15.000 añitos a sus espaldas. El friso es un gran mural con animales grabados en bajorrelieve en la pared rocosa. Aparte de un pequeño museo con objetos de la época, sólo se visita el mural, pero aunque la visita sea breve, el hecho de contemplar una rareza mundial, compensa con creces los casi 6 euros que costó la entrada.

 

El mural se encuentra dentro de un edificio en mitad del bosque, dotado de un pequeño aparcamiento que, en épocas de gran afluencia de público, seguro que estará hasta los topes. El comentario no es ocioso. Como habréis advertido, emulamos a los autocaravanistas y aparcamos nuestras caravanas sin problemas en el diminuto parking, con la suerte de encontrarlo prácticamente vacío al ser temporada baja.

 

Aún así, para salir, nos tocó dar marcha atrás en una maniobra nada sencilla. Es muy probable que, incluso para autocaravanas, el aparcamiento sea muy complicado en temporada alta por la falta de espacio y no cabe el recurso de aparcar en la carretera dada la estrechez de la misma. Tenedlo en cuenta.

  

“EL GOLPE DE EFECTO” DE PEPE Y NANY

 Llegados a Sarlat, nos costó dar con el “camping a la ferme de La Roussie”, situado en la D 56, en dirección a Proissans. El verdadero encanto de este camping es su situación, en lo alto de una colina, en la que se divisa una bonita vista de los alrededores. Es barato y la familia que lo regenta es muy amable, pero existen campings con instalaciones mucho mejores en la zona y, sobre todo, con mejor acceso, porque éste es realmente complicado. La oferta es enorme, pero en temporada alta es también muy complicado encontrar plazas libres, y si no, que se lo cuenten a nuestros amigos Pepe y Nany...; quien vaya a ir en julio o agosto puede interesarle reservar con antelación.  

Camping à la ferme de "La Roussie"

 Finalmente a eso de las ocho de la tarde entrábamos en el camping. Estaba vacío, a excepción de una caravana Knaus con un avance Inesca. Lo digo, porque al verlo pensé, “Mira, un avance español”. Y mientras estábamos instalando nuestra caravana, al volvernos nos llevamos la gran sorpresa del día, del mes y del año. ¡Allí, de pie, estaban nuestros queridos amigos Pepe y Nany!. Los muy liantes habían estado jugando al gato y al ratón sobre si podrían o no venir de acampada, para así poder dejarnos boquiabiertos al llegar al camping. Y a fe que lo lograron. ¡Con razón me había extrañado la marca de su avance... y yo sin darme cuenta!.

 

De todos modos ellos también se tomaron muchas molestias para ocultar su presencia. Escondieron el coche, eliminaron cualquier seña que les pudiera identificar y, por último, se conchabaron con los dueños del camping para que no nos revelasen su presencia. Sólo una cosa no salió conforme a sus planes.

 

Su idea era “tropezarse” con nosotros en Périgueux, pero el azar quiso que no coincidiésemos. Además ellos ignoraban nuestra intención de parar en Cap Blanc, con lo que, lamentablemente, el sábado se pasó prácticamente “en blanco”. Una pena que se vio compensada con creces con la alegría del encuentro. Y así el entrañable “Inesca” se convirtió en el epicentro de las juergas nocturnas que nos corrimos. Si ha existido alguna vez una acampada divertida a tope, sin duda ha sido ésta. Finalmente Carmen y Paco, campistas ocasionales, alquilaron uno de los mobil-homes del camping y así ya estábamos al completo. Bueno, todos no, otros amigos campistas tuvieron que quedarse en Valladolid sin poder ir.

  

EL VALLE DEL VÉZÈRE

 El domingo lo dedicamos a recorrer “la Vallée de la Vézère” (en francés, los ríos son "femeninos"), bordeada de yacimientos prehistóricos y monumentos medievales. Iniciamos el itinerario en el bonito y diminuto pueblo medieval de St.Geniès, donde encontramos un mercadillo de productos regionales a precios astronómicos. A continuación nos dimos una vuelta por la curiosa iglesia medieval fortificada de St. Amand de Coly. Allí coincidimos con las elecciones presidenciales francesas, así pudimos conocer “en vivo y en directo” cómo es un colegio electoral del país vecino. 

Conjunto medieval en St. Geniès

  

LA CUEVA DE "LASCAUX II", LA CAPILLA SIXTINA DEL ARTE RUPESTRE

Como nuestro siguiente destino era la visita a la cueva de “Lascaux II”, considerada como la “capilla sixtina del arte rupestre”, con permiso de nuestra cueva de Altamira, tuvimos que sacar anticipadamente las entradas en el cercano pueblo de Montignac. Lo que se visita es, al igual que Altamira, una reproducción a tamaño real de la cueva, aunque está tan bien hecha que da el pego absolutamente. Es más, si no supiésemos que es artificial, juraríamos que estamos en la auténtica. Desde luego su visita es inexcusable. www.lascaux.culture.fr  

Lascaux II. Da el pego de veras...

  Así pues hay que tener en cuenta que las entradas hay que sacarlas en el pueblo, en la oficina de turismo; muy bien señalizada por cierto, y que las visitas son guiadas, con grupos reducidos, y con horas previamente establecidas. Eso obliga a prever con tiempo la visita. En temporada alta es muy recomendable sacar las entradas a primera hora del día, so pena de arriesgarse a no verla.

 

Como nos dieron hora para las tres, y eso que las sacamos a eso de la una de la tarde de un fin de semana de abril, aprovechamos para acercarnos al cercano pueblo medieval de St. Léon sur Vézère, miembro de la Asociación de Pueblos más Bonitos de Francia. Comimos a orillas del río. El pueblo sólo tiene la iglesia románica como hito que merezca la pena, aunque estaba cerrada, así como los restos de un castillo, actualmente acondicionado como mansión privada.

 

LA ROQUE ST. CHRISTOPHE O LA GENTE SE LO MONTA GENIAL...

Una vez vista la cueva de Lascaux, con sus dibujos de caballos y otros animales, y ya de vuelta al camping visitamos varios asentamientos troglodíticos de gran belleza e interés. Uno de ellos, muy recomendable, es La Roque St. Christophe. Una pared calcárea en la que han existido asentamientos desde la prehistoria al medievo. Está muy bien acondicionada y se pueden ver muy bien los restos de las viviendas, la cárcel, etc.; ¡Hay que ver cómo espabila la gente para buscarse cobijo!

Más información en www.roque-st-christophe.com  

La Roque St. Christophe, al fondo

  

La gente vivía en esas ranuras de la roca...

 

 

En la Roque St. Christophe

 

El recorrido está bien señalizado y en la entrada proporcionan un folleto en castellano que hace la visita mucho más interesante. Por último y por los pelos, ya que cierran a las seis, logramos entrar en La Madeleine, asentamiento troglodítico famoso por los utensilios encontrados en él y que supusieron el inicio del famoso período magdaleniense del paleolítico. Existe un pequeño museo prehistórico en la entrada, pero lo que actualmente se visita son los restos de viviendas medievales excavadas en la roca, así como las ruinas de un castillo con bonitas vistas de los alrededores. www.village-la-madeleine.com

 

Acabamos la jornada dando un paseo por el pueblo de Les Eyzies, sin gran interés en sí mismo, a excepción del Museo Nacional Francés de Prehistoria y por el asentamiento de la Laugerie Basse, cuyo mayor interés, aparte de una gruta de estalactitas, es la hilera de casas construidas en una entrada del acantilado y que da la impresión que la pared de piedra se va a desplomar encima de ellas de un momento a otro.

 

Antes de regresar al camping aún nos dimos una vuelta por “Sarlat la Nuit”, cuyos iluminados edificios le daban un aire muy especial, pero de Sarlat ya hablaremos más adelante. Con una nueva cena y juerga colectiva en el Inesca despedimos el día.

  

PUEBLOS CON ENCANTO ALREDEDOR DE SARLAT LA CANÉDA

 El lunes estaba reservado para una pequeña ruta por varios pueblos de los “más bonitos de Francia”. En los alrededores de Sarlat se encuentran seis de ellos, pero en las regiones del Périgord y del Quercy, la cifra asciende a quince.

 

Existe una guía publicada por “Selecciones del Reader’s Digest” con una amplia descripción de los más de 120 pueblos que integran la “Asociación de Pueblos más Bonitos de Francia”, en la que ni son todos los que están, ni están todos los que son, pero siempre encierran algo interesante. Nosotros compramos la guía, en francés, en la oficina de turismo de uno de los pueblos, pero no es fácil encontrarla. Seguramente lo mejor sea pedirlo directamente a la editorial. www.les-plus-beaux-villages-de-france.org

 

Y ya que hablamos de guías, es muy útil la Guía Verde de Michelin, también en francés, sobre el Périgord y el Quercy, así como el mapa de carreteras de Francia, de Michelin a escala 1:200.000, de venta en España. Imprescindible para recorrer con detalle el país vecino. Conste que me sigue pareciendo utilísimo contar con ese mapa incluso en tiempos de GPS, pero como el aparatito no siempre da en el clavo o puede confundirnos, creo que es muy recomendable seguir contando con los mapas "de siempre a modo de apoyo". Hoy en día la web www.viamichelin.es es nuestra preferida a la hora de programar rutas, pero lo dicho, seguimos contando con los buenos y fieles mapas en papel. No olvidemos que el GPS es una ayuda, pero no los sustituye. No siempre elige la mejor ruta y,,, ¡se puede estropear en el momento más inoportuno! Leer más sobre cómo usar los mapas astutamente y cómo podemos sacar mucho más partido al GPS.

 

LA GOUFFRE DE PROUMEYSSAC

Comenzamos la jornada visitando una de las muchas cuevas de estalactitas que hay en la zona, La Gouffre de Proumeyssac, cercana al pueblo de Le Bugue, denominada “la catedral de cristal”. Sin embargo ésta reúne una serie de características que la hacen especial. www.perigord.com/proumeyssac/  

Interior de la Gouffre de Proumeyssac

 

Una “gouffre”, en francés, es una sima. Fue descubierta a principios del siglo XX y en 1907 sus primeros exploradores utilizaron una cesta a modo de ascensor para descender los 52 metros de profundidad. Actualmente se puede acceder a ella por una escalera o también, por un pequeño sobreprecio, se puede bajar en el cestillo de 4 plazas, tal y como lo hacían antiguamente. Yo fui uno de los que bajamos en ella y bueno, pues la experiencia estuvo bien, pero tampoco es nada del otro mundo. Las “sensaciones” dependen más de la película que te montes tú mismo que del efecto real que se siente. Evidentemente no es apto para los que sufren vértigo.

 

Lo que sí vale la pena es la cueva, una enorme bóveda con formaciones calcáreas verdaderamente espectaculares y una curiosa “fuente petrificante”. A modo de demostración, colocan objetos de barro debajo del goteo calcáreo que va “petrificando” poco a poco las vasijas. La iluminación, muy acertada, hace el resto. Hemos visto ya muchas cuevas en la vida, pero ésta es de las buenas, buenas de verdad.

 

Limeuil fue el primer pueblo de la Asociación de la ruta, pero no tiene nada de especial, así que su visita es perfectamente prescindible. Belvès, en cambio, ya es otra cosa. El casco viejo medieval es bonito, con alguna calle muy espectacular y unos curiosos pasajes “secretos”. No falta ni el mercado cubierto, ni bonitas casas de entramado o de estilo renacentista.

 

Regresamos a comer al camping para despedir a Pepe y Nany que tenían, lamentablemente, que regresar a su tierra. Después de otra comida pantagruélica y de las fotos de rigor, nos despedimos.

 

SARLAT LA CANÉDA. LA JOYA DEL PERIGORD

 El resto, para aprovechar el día, nos fuimos a la verdadera joya de la corona del Périgord, Sarlat la Canéda. Alguien podrá discutir un exceso de comercialización turística, pero su belleza es innegable. El casco medieval es espléndido y muy bien conservado, siendo su principal característica la piedra dorada de sus edificios. Hemos estado ya tres veces en Sarlat y no nos cansamos de recorrer sus callejuelas, con la Place des Oies como uno de los rincones con más sabor. Y ya que hablamos de sabores, por doquier nos intentarán vender el famoso paté de hígado de oca o, para los bolsillos menos pudientes, el de pato. Teniendo en cuenta la enorme variedad de precios que encontraremos, nuestra recomendación es comprarlos en el supermercado. Son muy buenos y mucho más baratos que en las tiendas de productos típicos; el de pato nos costó sobre unos 6 euros la lata.  

   

Sarlat. La Maison de la Boétie

 

Sarlat. "La lanterne des morts"

  

   

Sábado, día de mercado

 

Sarlat y su piedra color miel

 Antes de abandonar Sarlat hicimos la visita de rigor al hipermercado Leclerc, a por unas latas de foie, vinos y otras delicias gastronómicas francesas, a las que somos muy aficionados. No hay viaje al país vecino que no incluya una visita a un supermercado. Es casi un ritual. El sábado es día de mercado y es muy grande y vistoso. Vale la pena. Si lo visitáis en domingo no os preocupéis, pues salvo el comercio tradicional, las tiendas de productos típicos de la zona y de "souvenirs" están abiertas. ¡Y gente no va a faltar!

 

CASTELNAUD, LA ROQUE GAGÉAC Y BEYNAC

El resto de la tarde lo dedicamos a pasear por otros tres pueblos medievales de gran belleza: Castelnaud, La Roque-Gageac y Beynac; éstos últimos miembros de la Asociación de Pueblos, etc, etc, etc.

 

Castelnaud es un pueblo encaramado a una pared a pico sobre el Dordogne, culminado con un hermoso castillo que alberga un museo dedicado a la guerra medieval, museo que por cierto no conocemos, pero del que nos han hablado muy bien. 

 

El castillo de Castelnaud

 

La Roque-Gagéac tiene una curiosa disposición, edificado con la piedra color miel, a lo largo de la pared de piedra, la carretera y el Dordogne. Colgados del acantilado se encuentran los restos de un antiguo fuerte troglodita. Dispone de grandes parkings. 

 

La Roque-Gagéac, pueblo colgado en la pared.

 

  

 

Lo dicho...

 

 Por último, Beynac es más grande y con callejuelas medievales que van ascendiendo hasta el castillo que corona el acantilado y desde el cual la vista sobre el valle del Dordogne resulta espectacular, divisándose claramente el castillo de Castelnaud a su izquierda. La subida hasta el castillo es ardua, aunque muy recomendable. Cuando bajamos ya era de noche, pero las calles estaban bien iluminadas. La última noche de la acampada tuvo un aire nostálgico, por ser la última y por la ausencia de los amigos castellonenses. A falta del añorado “Inesca”, nos acoplamos en el mobil-home de Carmen y Paco, que tampoco estuvo nada mal. 

 

Beynac

 

 

EL REGRESO

 Y con el martes llegó la hora del regreso, con 800 kms. por delante. Carmen y Paco, al ir en coche, aprovecharon para conocer Domme, una ciudadela medieval muy bonita que se nos quedó en el tintero por falta de tiempo y que, con motivo de otra visita posterior a la zona, pudimos por fin recorrer y disfrutar. 

 

Puerta de la muralla de Domme

 

El resto, con las dos caravanas, tuvimos que ponernos en viaje desde primera hora de la mañana. Sin embargo nos pillamos los dedos con la ruta elegida. En lugar de volver por donde vinimos, es decir vía Périgueux, decidimos probar la teóricamente más directa ruta que bordea el Dordogne hasta Burdeos, vía Bergerac, por la D 936. ¡Menuda ratonera!. Ni paisajísticamente hablando vale la pena, ni mucho menos por comodidad de circulación. Es lenta, con mil y una travesías de pueblos y un tráfico enervante. Hicimos un promedio inferior a 60 kms. hora, eso lo dice todo.

 

Desde luego, de Sarlat a Burdeos, la ruta de Périgueux es la más recomendable al tener gran parte del recorrido por autopista. El resto del viaje transcurrió sin mayores problemas y llegamos a casa al caer la tarde la mar de contentos y satisfechos. Todo había salido “redondo”: el tiempo soleado que nos acompañó, la belleza del Périgord y el buen ambiente de la acampada.

 

APUNTES FINALES

 Por último sólo queda decir que lo que hemos visto en este viaje puede considerarse un buen compendio de los atractivos más relevantes del Périgord, pero sus lugares de interés son muchos más y merecen también que se les preste atención. El Périgord es, como hemos visto, una amplísima e interesantísima zona con unos encantos turísticos increíbles que, desde luego, no se agotan, ni de lejos, con el itinerario que os hemos propuesto.

En un viaje durante un "puente" hace algún tiempo, visitamos un par de atractivos lugares que vienen a completar todos los que ya hemos ido viendo: El "Prehistoparc" de Tursac y los "Jardines de Eyrignac".

 

EL "PREHISTOPARC" DE TURSAC

 El "Prehistoparc" es una recreación de la vida de los hombres de Cro-magnon situada en un bonito bosque, por el cual se van recorriendo distintas escenas hechas con figuras a escala real de la peligrosa vida de aquella gente. Es una atracción que encantará a niños, pero también a mayores. Una manera de pasar el rato de manera agradable y muy didáctica para los más jóvenes si les vamos explicando las duras condiciones de vida de los parientes d elos "Picapiedra". www.prehistoparc.fr

 

 

Obviamente la caza del mamut

 

 

 

Consultando al brujo de la tribu

 

 LOS JARDINES DE EYRIGNAC

Los jardines de Eyrignac, de estilo siglo XVIII, tienen su punto y aunque en mi opinión no constituyen una prioridad en las primeras visitas al Périgord, desde luego que tienen encanto y, según gustos y momentos, bien pueden ser una excelente manera de pasar un buen rato. www.eyrignac.com 

 

Los Jardines de Eyrignac

 

 

MÁS ALLÁ DEL PÉRIGORD:

EL QUERCY - ROCAMADOUR Y LA GOUFFRE DE PADIRAC

Colindando con el Périgord y separados por la autovía A-20 París-Toulouse se encuentra la región del QUERCY, con ROCAMADOUR, espléndido pueblo encaramado a la pared de la montaña con un sinfín de atractivos turísticos como estandarte.

En la región francesa de La Corrèze y el Quercy, encontraremos pueblos preciosos y La Gouffre de Padirac, (www.gouffre-de-padirac.com) tremenda sima que puede (y debe) ser visitada sin duda alguna, pues una vez abajo -se desciende en ascensor- hay una enorme cueva con lago que se recorre en barquita. Una experiencia muy interesante. 

 

La Gouffre de Padirac

 

 Una de las muchas atracciones de Rocamadour -además del propio pueblo- es el parque de los monos de Barbaria, muy divertidos, pues comen palomitas de la mano, alimento que suministran en la entrada.

 

 

Los monos comen palomitas...

 

Si queréis leer más sobre nuestra visita a esa zona turística, al regreso de los viajes a Dinamarca y de los Fiordos, pinchad en el enlace.

 

¡Y a disfrutar del Périgord!

 

 

 

 

 

www.francisco-colet-viajesycaravaning.com
contacto@francisco-colet-viajesycaravaning.com